sábado, 15 de agosto de 2020

Refranero espadero

Voy a ir poniendo algunos refranes de espada que encuentro por ahí. La referencia es de Martínez Kleiser. 

H: Hernán Núñez; R: Rosal; M: Mal Lara; Z: Vallés; C: Correas; RM: Rodríguez Marín 


22655. En casa de esgrimidores, ninguna carne y muchos asadores. RM.

22656. En casa de esgrimidores, todo es caretas y asadores; pero cosa de asar, ni lo imaginar. RM.

22657. Para el diestro no hay postura. RM.

22661. Espada de la es, ni la prestes ni la des, ni la tengas más de un mes. Z. C.

    Las espadas que tenían por señal la letra S, no eran buenas, ni las que se doblan y quedan hechas S (Correas)

22662. Espada de tres canales, no la han todos rufianes. Z. N. C.

22663. Dedo de espada y palmo de lanza es gran ventaja. C. RM.

22664. Espada de chinto, en vaina de marfil. C.

    Dícese de lo ruin con gran aderezo.

22665. La espada y la sortija en cuya mano están, han valía o valía han, C.

22666. Espada valenciana, broquel barcelonés, puta toledana y rufián cordobés. Z. H. C.

22667. Espada, mujer y membrillo, a toda ley de Toledo.

22668. Espada, membrillo y mujer, si han de ser buenos, de Toledo han de ser. RM.

22669. Espada vieja, corta y mal hecha y rabiseca. C.

22670. La espada vence, la palabra convence. RM

43161. Si las quieres guardar, la mujer y la espada no has de probar. RM.



Correas, Gonzalo. (1627) Vocabulario de refranes y frases proverbiales y otras fórmulas comunes de la lengua castellana en que van todos los impresos antes y otra gran copia. Madrid: Tip. Rev. Archivos, Bibliotecas y Museos, 1924.

Martínez Kleiser, Luis. Refranero general ideológico español. Madrid: Hernando, 1989 (2ª ed. 3ª reimp.)

miércoles, 3 de junio de 2020

Bayoneta portuguesa

El ejercito portugués preparándose para la Gran Guerra.


Regulamento para a Instrucção táctica da Infantaría.
Terceira parte.
Lisboa: Imprensa Nacional, 1914.

No está en la Bibliografía.















Contra la caballería









Cuerpo a cuerpo

viernes, 29 de mayo de 2020

Cahiers d'enseignement illustrés

Un pequeño tratado de esgrima militar para la caballería, en 6 fascículos.
Finales del siglo XIX en Francia
Muy ilustrado. Unas cromolitografías espectaculares

Esta colección de cuadernos, más de 60, cubre numerosos uniformes del ejercito francés y de otros ejercitos de finales del siglo XIX.

domingo, 24 de mayo de 2020

Ni pies ni cabeza

En Grandezas de la espada Pacheco dedica parte de un capítulo de la primera parte a explicar las diferentes clases de compases que hay. Diferencia los compases de la cosmografía, es decir los utilizados para medir distancias de los de la Destreza, diciendo que los de la cosmografía muchas veces son sucesivos y el final de uno es el principio del siguiente, por eso el pie que esta en el medio cuenta para ambos compases, mientras que en la destreza generalmente los compases se hacen de uno en uno. De todas formas es algo confuso todo porque trata de encajar también lo que dice Carranza.
En la quinta parte vuelve a tratar del tema y cita a Juan Bautista Lavaña (João Baptista Lavanha) cosmógrafo portugués al servicio de Felipe II y Felipe III y hace un resumen más aplicable.

Pongo editado el fragmento de la primera parte e incluyo las citas de los autores que menciona Pacheco, que como veis añade más confusión.





Dos cosas (y cualquier de ellas bastante) son las que me fuerzan a avisaros este punto como tan importante, que sin hacerles agravio a las demás demostraciones, es igual a todas ellas, pues en él se manifiesta lo que ellas son y valen. La primera, el deseo que tengo que no quede punto sin declararos y la otra, el receloso temor que siempre he tenido de los crueles detractores, de que hallen en que arrojar sus fieros dientes y crueles uñas, a lo menos lo que a mí fuere posible. Y porque en la demostración pasada, cuyo título es llave y gobierno
62
de la Destreza, tratamos de los compases; y asimismo en todo el discurso de este libro se ha de tratar de ellos, 
        No hay herida que se ejecute, o difiera sin compases de pies.
pues es cierto que no hay herida que se ejecute, se difiera, o se impida sin ellos, por ser uno de los principales fundamentos de la Destreza, y mediante los cuales tienen ser las tretas, y el Diestro ofende a su contrario y se defiende de él; y también, porque en las demás demostraciones que se han de hacer, para avisaros el orden de las heridas ha de haber líneas; las cuales irán manifestando los caminos por donde se ha de ir para la ejecución de ellas, y serán las unas largas, otras más breves, unas curvas y otras rectas, lo cual sería causa de alguna perplejidad; y también porque Jerónimo de Carranza1 trata algunas veces de compases sencillos y doblados. Y porque todo quede resuelto, sin que haya duda ni objeción que ponerle, aunque para cumplir esta promesa, no menos nos importa valer y ampararnos de autores graves, cuya autoridad sea la más principal parte de nuestra defensa: porque es cosa ordinaria tener por cierto lo que aprueban aquellos a quien tenemos por verdaderos. Dicen pues Pedro Apiano2 en su libro de Cosmografía, y Pedro Valeriano,3Pedro Vicencio Dant,4 y Pedro Nonio,5 comentadores del Sacrobusto,6 tratando de las medidas y sus diferencias (en cuanto los pasos o compases) que hay tres diferencias, 
         cuántas diferencias hay de pasos.
las cuales son: pasada, pasada simple, y pasada doble; y a cada una de estas se les da su medida y cuenta cierta, porque la pasada, dicen que ha de tener dos pies de largo en esta manera, 
        Qué cosa es paso.
que teniendo sentados los dos pies, entre el uno y el otro ha de haber de espacio o distancia otro pie. Y para entenderlo
[62v]
mejor habéis de advertir, 
        como se han de entender los compases.
que como dice muy bien el estudioso Maestro Alexio Venegas,7 nunca se acaba el paso con la punta del pie delantero, sino al principio del carcañal, porque el pie delantero no es del paso que está dado, sino principio del que se ha de dar; por manera que el paso comienza en pie macizo y acaba en pie hueco: el pie macizo es el izquierdo, que está sentado, y el hueco es la distancia o vacío que hay desde él hasta el carcañal del pie derecho, como está dicho. Esta pasada es cuando a espacio nos paseamos, fin apresuración ni aceleramiento; y por esta causa es figurada esta pasada al paso que da una mujer. 

         cosa es pasada simple o paso sencillo.
La pasada simple quieren los Cosmógrafos que tenga dos pies y medio, contándose como en la primera, comenzando en macizo y acabando en hueco. El macizo ocupa el pie izquierdo y pie y medio de hueco hasta el carcañal del derecho, aunque el cosmómetra (que es el que mide) siempre mide el primer paso de tres pies y los demás de a dos y medio; y aunque en la Cosmografía se haya de guardar siempre esta medida, en la Destreza nos podremos con razón licenciar a que siempre tenga tres pies, uno de macizo y dos de hueco; porque en la Destreza no hay compases continuados, digo que no es como el andar común o la medida, que también andamos con el pie izquierdo como con el derecho y de una vez que nos comenzamos a mover, no paramos hasta el fin de aquello que pretendemos andar o medir, y así no hay más que un comenzar. 
         Note el Diestro.
Pero los que se dan en Destreza, como siempre no se da más que un compás, y este con el pie derecho (o con el izquierdo cuando conviene) y allí sentamos ambos pies, y si queremos dar otro, comenzamos
63
de nuevo, siempre tendrá tres pies, como el primero que da el cosmómetra, pues siempre se comienza; solo hay una diferencia en el poner los pies, porque en la medida Cosmografía se pone la punta del pie izquierdo derecho al carcañal del derecho, 
          Porqué no se pueden poner en la Destreza los pies derechamente punta al carcañal.
lo cual en la Destreza no se puede permitir porque en la tal postura no estaría perfilado el cuerpo, como conviene que esté. Y habiendo de estar los pies atravesados, como en la demostración de los pies parece, no del todo se podrá decir pie macizo, pero habeislo de entender de esta manera. El pie izquierdo, que está atravesado, con la distancia que hay desde él hasta el pie derecho, del geme que ya dijimos, es justamente la largura del pie que ha de ocupar el izquierdo, y así será cierta la medida, y lo mismo en el segundo, tercero, y los demás compases. Este compás es aquel que damos cuando andamos ni muy apriesa, ni muy a espacio.

            El compás doble cuantos pies ha de tener 
La pasada o paso doble ha de tener cinco pies, el uno de macizo y los cuatro de hueco; y este es el compás mayor que puede dar un hombre cuando va caminando apriesa; de tal suerte que quede en potencia de levantar él un pie sin trabajo en sentando el otro; pues como ya dijimos en la demostración de los pies, el movimiento del hombre consta de descanso y trabajo. A este paso doble llaman compás geométrico, y a lo que llama Jerónimo de Carranza8 paso geométrico, 
        Carranza, declaración fol 
que en la Destreza es el que damos ni apriesa, ni a espacio, es la pasada simple que antes de esta dijimos. Y a quien dice compás doble, no es porque se da uno tras otro después que se ha elegido medio de proporción, porque con solo uno se ha de herir y disponerse para ello, sino porque 
[63v]
es el mayor que puede dar el hombre, y doblado del ordinario o sencillo, y redoble de la pasada.

          Lo que en la cosmografía es compás simple, en la Destreza es compás sencillo y el geométrico es el compás 
Así que lo que en la cosmografía es pasada simple en la Destreza es el compás sencillo, a quien nuestro autor llama compás geométrico; y el que en la Destreza es compás doble, es en la Cosmografía compás geométrico. Y en el discurso de este libro siempre iremos guardando el primer estilo, de decirle al compás sencillo geométrico, hasta que hayamos de entrar en lo universal porque entonces se ha de hacer preparación de cosas convenientes: y se hará demostración del orden del andar. Y porque parte de lo dicho, sin los autores que se han citado, lo son también Euclides,9 Iuan Estoflerino,10 en el libro que hizo sobre el uso del astrolabio, y fray Lucas del Bolgo,11 matemático, en su libro de Aritmética y Geometría, y otros muchos de que se pudiera hacer mención, más estos bastan. 

Y la duda que se podría poner sobre el tamaño que ha de tener cada pie por menudo, se declara por los mismos autores, lo cual ponerlo aquí no hace a nuestro propósito, porque lo vienen a desmenuzar tanto que dicen que el dedo ha de tener de ancho cuatro granos de cebada, y que el palmo ha de tener cuatro dedos, y el pie cuatro palmos; sino solo decir que el pie que dicen ha de ser de a doce puntos. 
          De que tamaño es el pie geométrico.
O según otra opinión (y aun me parece que es la más recibida) de catorce cabales; esto es cuanto a las medidas de la cosmografía, porque en nuestra facultad por no ser todos los cuerpos iguales, tampoco lo podrán ser los compases, pero cada uno en sí siempre será de una manera, porque el que fuere alto de cuerpo tendrá largo el pie, porque ha de estar
64
en todo proporcionado; y el que fuere pequeño, lo propio, y las piernas y muslos en proporcionada largura con ellos, sin que se le pueda obligar a que el compás que diere, siendo doble, tenga de distancia del un pie al otro cinco de largura, y cada uno de a catorce puntos; si él no calza más que diez porque la medida de su cuerpo no requiere más, porque entonces solo le será posible tener cinco pies de los suyos, pues en esto (en lo general) hay sus ciertas medidas bien consideradas, miradas, y experimentadas por los curiosos y diligentes estatuarios escultores. Pues dice Vitrubio, que el pie de cada hombre es la sexta parte de la estatura y alteza de su cuerpo, y así mismo lo va midiendo por dedos y palmos; así que el compás que diere, siendo doble, tendrá de distancia desde el pie izquierdo hasta el carcañal del derecho cuatro pies de hueco de la medida de los suyos, como no tenga algún extremo, que siendo alto tenga el pie pequeño, o siendo en la estatura pequeño tenga el pie largo, mayor que la sexta parte de su cuerpo; y lo mismo será en el compás sencillo que tendrá tres pies, uno macizo y dos de hueco o distancia del uno al otro; y en la pasada dos pies, uno macizo y otro hueco, y para esto es la consideración que dice nuestro autor12 se ha de tener en el elegir medio proporcionado con el hombre alto en las heridas de segunda intención, 
          El medio proporcionado se ha de elegir conforme la estatura del contrario.
cuya ejecución es mediante su movimiento, pues se ha de elegir conforme a su estatura respecto del largo compás que podrá dar, y al de mediana estatura conforme a ella, porque el compás será más corto; que habiendo en esto certeza, en lo demás de la ejecución sin falta la habrá. 
Du
1Carranza. f242r
En la Destreza la causa instrumental son los nervios, murecillos, ligamentos, huesos, brazo y espada, juntando también con ellos a los compases sencillos y doblados ...
2Petrus Apianus. Cosmographiaf.15v
Pasada 2 pies, la pasada simple 2 pies y medio, la pasada geométrica 5 pies.
3Pierio Valeriano (1477-1560), Hieroglyphica. p.348
Passus a passis manibus dici videtur. Alii passum quinis tantum pedibus constare putant, quo spacio gressus duo recenseantur, sint que digiti octoginta. Nam spatium quod passis manibus occupamus in sex & nonaginta digitos exporrigitur, quae integra est quadrati corporis proceritas.
4Dante de Rinaldi, Piervincenzo (trad.). La Sfera di Messer Govanni Sacrobosco. Fiorenza: Giunta, 1571.
5Pedro Nunes. Tratado da sphera com a Theorica do Sol e da Lua. Lisboa, 1537.
6Johannes de Sacrobosco. Tractado de la sphera. lib.1, cap.5, f.xxxvi(v)
Paso: el simple contiene dos pies y medio, o diez palmos, o cuarenta dedos. El geométrico cinco pies, o veinte palmos, u ochenta dedos.
7Alejo Venegas de Busto. f.lxiii(v)
El paso que en latín se dice gressus, tiene dos pies uno macizo que ocupa el pie y otro vacío. Algunos se engañaron pensando que tenía el paso dos pies y medio viendo que en dos pasos habia cinco pies, porque el paso nunca se acaba con la punta del pie delantero, sino al principio del carcañal, porque el pie delantero es principio del paso siguiente, que el paso siempre empieza de pie macizo y acaba en pie hueco. La pasada se dice en latín passus de pateo,es,o de pando.is porque se extienden los pies todo lo que pueden, porque la pasada tiene dos pasos, según que en romance tomamos pasos por lo mismo que gressus en latín. Así como se engañaron en el paso, así en la pasada porque dijeron que tenia cinco pies porque tenia dos gressus o pasos. Más como dijimos que el paso tiene dos pies, así la pasada tiene cuatro, la cual comienza siempre de pie macizo y acaba en pie hueco como dijimos del que se dice gressus en latín y paso en romance.
8Carranza. Declaración f.2v
Paso geométrico es el que hacemos cuando andamos ni aprisa ni a espacio en la Destreza.
9Euclides. Elementa
10Johan Stoffler. Elucidatio fabricae ususque altrolabii. Oppenheim: Iacobum Kobel, 1513
11Fray Luca Pacioli. Summa de arithmetica, geometria, proportioni e proportionalita. Venecia, 1494
12Carranza. f.162
Y como se elige conforme a la longitud o brevedad de las armas, se ha de elegir también conforme a la largura o brevedad de los cuerpos que lo eligieren.

viernes, 13 de marzo de 2020

Esgrima en Perú

Un raro tratado de esgrima de sable y espada publicado en Perú a principios del siglo XX.
Por Olinto Fabbi, Director de la escuela militar de esgrima.
La expansión de la esgrima italiana por el mundo.


Fabbi, Olinto.
Instrucciones de esgrima. Sable y espada italiana. 
Lima: Imp. San Pedro, 1908

sábado, 14 de diciembre de 2019

Título de Teniente de Maestro mayor de la Destreza

Un documento expedido por Faustino de Cea (Zea) nombrando teniente de Maestro Mayor para Cataluña.


Manuscrito, despues se hicieron impresos.



Conserva sus sellos de oblea, papel timbrado con sellos en seco y firma de varios escribanos.
Una pieza interesante de la labor de los Maestros mayores.



martes, 29 de octubre de 2019

Memorial Domingo de Piña


El memorial de Piña de vuelta a casa. Los sevillanos se rebelan contra Pacheco. Últimos coletazos de la polémica Pachequista Carrancista (Aún va a haber más)


Piña, Domingo de


370.Memorial de suplica, e informe que hacen, ofrecen y ponen a los pies de el ilustrísimo cabildo de la ciudad de Sevilla. Domingo de Piña, y Baltasar de los Reyes: que han enseñado, y enseñan la esclarecida y provechosa ciencia de las armas, que ilumino, y saco a luz de las tinieblas de lo vulgar el comendador D. Jerónimo Sánchez de Carranza, presidente que fue de la provincia de Guatemala y hijo d[e] esta nobilísima ciudad, gloria de su grandeza, y veneración de todo el universo, por su valor, obras, y escritos.

S.l. [Sevilla] : s.n., s.a. [1675]
[1]h.b., [1]grab. esc., 16h. ; 4º (19,5)
Sign. [ ](2), A-D(4)
-Anteport. (Grab. esc. de Sevilla). –Port. con orla tip. -Texto
BNE: R/356481. BM.Versailles: Morel Fatio D575; Col. M.Valle
Leguina (163); Vindel10 199; Donnell 678; Fvindel 2211; Palau 226797; Gorlin 235
Notas:
Precede a la portada una lámina con las armas de Sevilla. Es una defensa entusiasta de la doctrina de Carranza y una queja por haber sido presos a petición de Francisco de Roxas2.
Piña y Reyes habían sido apresados por mantener una escuela de esgrima en Sevilla, violando el privilegio concedido a la escuela rival dirigida por Francisco de Roxas, discípulo de Juan Caro de Montenegro. Este Francisco de Roxas era partidario de Luis Pacheco de Narváez, mientras que Piña y Reyes seguían la escuela de Jerónimo Sánchez de Carranza. Piña y Reyes argumentan que las enseñanzas de Narváez son una mera imitación de Carranza, por lo que ellos están mucho mejor cualificados para enseñar esgrima. Se mofan de Rojas del que dicen que es un zapatero iletrado, que no puede ni siquiera leer los escritos del Gran Carranza, cuanto menos los de Narváez. Contiene citas bibliográficas de los manuales españoles y nombra a numerosos Maestros. Piña se identifica en la obra como hijo de un Maestro de esgrima, también llamado Baltasar3.

1 Ejemplar muy restaurado.
2 (Leguina (163))
3 Del catálogo de Richard C. Ramer. 
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España.